La piel que te habita

static1.squarespace

Mónica Bedmar©

La piel que te habita, es el cobijo donde nadan peces y luces de besos que se posan sobre tus mejillas. Lo cubre todo, lo siente todo, ese basto territorio que se vuelve agua y dunas de caricias.

El fiel cuidador de la piel libera sus sentidos que vuelan como pájaros silenciosos sobre bordes hechos de chocolate y olas. Nada se pierde, cada recodo es un pliegue donde caben las ranas que besan flores de aire y sol.

¿Y quién serás al final del día?¿Quién sembrará de luz la oscuridad? Somos un círculo, el punto final es el punto de partida. Busco el sentido tanteando barcos hechos de estrellas fugaces. Y las palabras se vuelven refugio y poesía donde lo absurdo vive y lo racional muere en cada esquina.

Más flores en las axilas de libertarios gansos que vuelan por inexistentes páramos que no llevan a ningún lugar. Todo ocurre dentro de ti, en el océano infinito de tu conciencia; dónde el lodo y el loto son uno.

Flores de madera que libres vuelan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s