Las historias que nos contamos

Las historias que nos contamos se convierten en fuertes nudos que nos amarran.

13620704_1395217210495661_4573715897355822102_n

¿Somos capaces de soltar las historias que nos contamos? Nos aferramos con tanta fuerza a nuestras ‘verdades’ a medias que —a la primera de cambio—zozobramos al encontramos cara a cara con la vida.

Hay tantas historias como seres humanos. Tantas realidades o puntos de vista como personas. ¿Porqué tu opinión o la mía va a ser una verdad absoluta? Estos meses — 4 — de viaje lejos de casa y cerca de otras culturas han ampliado mi punto de vista como ninguna otra cosa.

Quiero compartir contigo algo de lo aprendido durante el camino.

Diario de Bitácora

  1. Soltar. Dejar un trabajo estable y un lugar que llamé hogar durante dos años. 
  2. Confiar. En los procesos: en los inicios,  en las tierras de nadie y en los finales. ¡ Y vuelta a empezar!
  3. Crear. Encontrar tu voz, tu expresión, tu danza, tu don. Investiga ¡Sí, TODOS tenemos uno!
  4. Soñar. Imaginarlos y caminarlos día a día. Nadie lo puede hacer por ti. 
  5. Vivir. Andar por el camino que nos haga más feliz, aquel que tenga más sentido para nosotros. Que el corazón sea la brújula.
  6. Proyectar. Materializar lo que realmente anhelamos con todo nuestro corazón sin desanimarnos, si caemos, nos volvemos a levantar. La creatividad como llave de oro para llevar a cabo nuestros sueños.

Una cosa me queda clara a éstas alturas de mi vida, o vives y materializas tu sueño (y todos tenemos uno) o ayudas a otra persona a materializar el suyo. Y eso está bien por un tiempo, pero llega un momento en que te sientes cansado y sin alegría. Recuerda que en esta vida hay lugar para TODOS los sueños, de todos los tamaños, texturas y formas.

Y volviendo a retomar el tema de esta entrada, me doy cuenta que las viejas y conocidas historias que me contaba—hace unos 5 meses— fueron en realidad las anclas que me impedían volar y hacer los cambios que quería desde hacia mucho tiempo. Ahora soy más productiva y creativa. En estos meses de viaje he leído, dibujado, cantado, tocado la guitarra y compuesto más canciones ¡qué en los últimos dos años juntos!

Al volver del trabajo me sentía cansada y exhausta. Quería descansar, me sentía sin energía. Para mi un claro signo de que hacia mucho mucho tiempo que ansiaba un cambio.

Y al soltar todo  me doy cuenta que los miedos se disipan, la mente se aclara y uno se pone en marcha. Se llena de energía y ganas de trabajar en lo que uno siente y cree.

berta blog

Es hora de ser valiente y seguir nuestro corazón apostando por uno mismo, de ser creativos y de compartir nuestros dones con todas las personas.

¿Te atreves a cambiar tu  mundo? 

Fotografías: Expedición Polar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s