gotas

Me deslizo sobre lienzos en blanco en busca de recuerdos.

underwater4Memorias transitorias, inconstantes como errantes luciérnagas que acarician la oscuridad. Y la noche se prende de magia, de vida, de muerte y el vasto silencio se colma de infinitas gotas. Diminutos lagos que se acomodan sobre acuosas superficies. De mis ojos brotan gotas que danzarinas se convierten en receptáculos del alma, avezadas emisarias ataviadas de policromática liquidez. Y en la diversidad cada gota imagina extraordinarias gammas, tonos y escalas; tras vibrantes amarillos, encarnados rojos, penetrantes verdes, cálidos naranjas, serenos violetas, gélidos azules, intensos marrones incluso en ciertas ocasiones aparecen los insondables abismos de negritud. Y son éstas últimas gotas negruzcas, las más preciadas, pues en ellas uno puede llegar a diluirse, a desaparecer, puede crear cualquier cosa, contiene lo que fue, lo que será y lo que no ha sido; es puro potencial. Eso sí, para que el ojo avezado pueda apreciar la profundidad de cada gota, uno debe escuchar con los ojos cerrados el latido de su corazón y si uno está muy muy callado puede oír el frágil susurro de la impermanente melodía que envuelve cada gota. La vida de cada gota es efímera, en cambio su tonalidad y su fragancia perduran en el infinito espacio entre el ojo y el corazón. Cuenta un antinguo cuento sufí que ninguna gota (lágrima) se pierde; cuenta esta leyenda que cada ínfima gota queda suspendida (en el aire) alrededor del lagrimal del que la invoca; dicen que si una se queda muy muy quieta, casi sin respirar, si una está muy atenta y en silencio, cuenta la leyenda que se puede ver un arcoiris compuesto de todas las preciadas lágrimas derramadas por esa persona, que cada gota cocrea un arco único palpitante en eterno movimiento compositor de su propio arcoiris. Cuentan que cada lágrima se integra en la totalidad formando nuevos patrones y que uno nunca puede ver el mismo arcoiris dos veces. También cuentan que tras una tormenta de gotas (lágrimas), si una cierra sus ojos y respira profundamente, puede percibir en el aire un aroma a sal que se desprende de ese mar de gotas suspendidas en el aire, y que tras cada nueva gota emerge una estela que regresa a ese espacio silencioso, paciente, calmo entre el ojo y el corazón.

Y siento que junto a cada nueva perla líquida vuelvo a esa casa hecha de gotas (lágrimas), a ese mar y me dejo mecer en ese vasto espacio calmo entre el ojo y el corazón.

large

Yuna — Thinkin Bout You — (Frank Ocean Cover)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s