la luz del viento

Y el tiempo se vuelve del revés, imagino que ando descalza por una antigua casa vacía.

185174_10151077650687212_1601238881_n

Tintinean en el viento la luz que se cuela por las ventanas.

Juegos de luces transgreden cristales embarrados y las ramas se mecen tras la luz del viento, esa cálida luz que besa mi pelo. Rojizos rubores se asoman tras mejillas nacaradas. Me mezco tras el sonido de las cuerdas de un violín. Y los recuerdos se deslizan tras mi cuello, ligeramente se contonean por mi espalda, se descuelgan por mis caderas, muslos, piernas, pantorrilas, pies. Y naufrago tras memorias curvilíneas, bajo indómitas caricias.  Me sosiego en las profundidades donde mi pecho palpita desbocado, salvaje. Y por un momento, me parece escuchar el murmullo lejano de niños que ríen y juegan, percibir el rumor de las olas, sentir en mi piel el calor del verano, oler el mar… Diviso junto a la orilla la silueta de una chica con un sombrero de paja y un largo vestido blanco que el viento ondea con delicadeza.  Extasiada, extática, me extravío en ese instante y me dejo llevar, acunar, abandonada, divago en la luz del viento. De nuevo ando descalza por una antigua casa vacía.

248180_10150184555602212_7093053_n

Tintinena en el viento la luz que se cuela por las ventanas.

Canción: Ennio Morricone, La misión (1986)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s