volví mi corazón a Casiopea

Construyo castillos en el aire,

navego tras sueños de papel.

En ocasiones,

ballena,

 un espejo plateado,

brillando bajo la luna.

Cuando nado cerca de la superficie,

veo la inmensa bóveda celeste,

soy un trazo brillante, cuneiforme,

un punto, en una infinita liquidez.

Construyo castillos en el aire,

navego tras sueños de papel.

A veces,

araña,

ónice oscura, misteriosa.

Tejo vaporosos tapizes,

ingrávida,

urdo enigmáticas tramas.

Hábil, paciente y letal trampera.

Vivo en lo caduco,

oculta tras rincones,

conozco los secretos del tiempo.

Construyo castillos en el aire,

navego tras sueños de papel.

Por momentos,

serpiente,

repto por mundos embrionarios,

húmedos, opacos,

veo y escucho más allá de lo aparente;

me deshago de lo superfluo,

mudando de piel,

soy fría, calculadora, escurridiza y cauta.

Y es en noches primitivas dónde;

Construyo castillos en el aire,

navego tras sueños de papel.

A veces me pregunto:

¿De qué materia estan hechos lo sueños?

¿De qué materia está hecha la realidad?

Es entonces cuando recuerdo:

¿Qué es la vida?

Un frenesí.

¿Qué es la vida?

Una ilusión, una sombra, una ficción;

y el mayor bien es pequeño;

que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son.

Calderón de la Barca.

Construyo castillos en el aire,

navego tras sueños de papel.

Pues al fin, volví mi corazón a Casiopea.

Canción: Casiopea. Silvio Rodríguez y Mario Benedetti.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s