atención

Hoy me centro,

pongo atención a mí cuerpo.

Empiezo una excursión,

visitando:

pies,

tobillos,

muslos,

rodillas,

pantorrillas,

caderas,

vientre,

tronco,

pecho,

clavículas,

cuello,

cabeza,

espalda,

hombros,

brazos,

codos,

antebrazos,

muñecas,

manos.

¿Sin juzgar?

Observo.

¿Dolor?

¿Incomodidad?

¿Dispersión?

Sin apegarme;

oteo el conjunto,

la sinfonía.

La ruta sigue a través de mí respiración.

En la respiración observo:

emociones.

¿Qué hay?

¿Alegría?

¿Tristeza?

¿Rabia?

De nuevo, pongo atención.

Sin juicios.

Atenta, dejo ir…

El itinerario continua por mí nivel energético.

Observo si hoy tengo las pilas cargadas,

semicargadas,

vacías.

¿Tengo energía disponible?

De nuevo observo.

Me conecto con mi cuerpo,

mi emoción,

mi energía.

¿Puedo verme?

Percibo el ruido de la mente.

Una y otra vez suelto.

Los próximos 5 minutos.

Tan solo observaré mi respiración.

No hay nada que hacer.

Me lleno y me vacío.

Nada es permanente.

Pongo atención en el flujo cambiante de mí mente.

Y descanso.

A pesar de mí.

Hoy me centro,

pongo atención a mí cuerpo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s