Movimiento

Todo se mueve muy rápido.

Cada día acontecen nuevas posibilidades.

Me pongo mi bata de ‘maestra’ de escuela,

y coloreo situaciones;

con unas utilizo tizas de colores vivos que me gustan,

en cambio con otras uso colores fríos, sombríos que me inquietan.

En situaciones ‘difíciles’, me sobrevienen un sin fin

de preocupaciones.

Roboticamente, me veo intentando predecir,

calculando variables implicadas.

Mi mente es el repiqueteo del repiqueteo,

ruido y más ruido,

en la sala de máquinas.

Me resisto,

quiero cambiar las cosas.

Veo mi soberbia,

como si supiera cual es la forma adecuada,

precisa que más me conviene en ésa incómoda situación.

Incapaz de abrirme a ver,

¿El para qué de la situación?

Me convierto en un caballo con anteojeras,

tras un liebre invisible,

en un intento vano por controlar la situación.

Siento frustración.

Y caigo en una rueda de hacer,

frenética.

Atrapada tras mi limitada perspectiva.

Me entrengo en supuestas tareas pendientes.

¿Qué puedo hacer referente a este asunto que me preocupa?

Y me limito,

una y otra vez,

bajo un ‘yo sé’.

Intuyo un punto ciego,

mi prepotencia.

Hoy libero a mi mente de su afanosa carga.

Hoy devuelvo a los demás su responsabilidad.

Acompaño desde la compasión de mi imperfección.

De mi camino inacabado.

Miro a mi alrededor con los ojos de un recien nacido.

Al que aún le queda mucho por aprender.

¿Veo otras posibilidades?

¿Me desapego de mi manera de ver, de hacer?

Todo se mueve muy rápido.

Cada día acontecen nuevas posibilidades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s