Siniestras bambalinas

Tengo un secreto.

Me avergüenza.

Lo escondo.

Finjo que no existe.

Lo oculto tras sombrías bambalinas.

En el teatro de mí vida.

Asesino cada día ese siniestro personaje.

La puta.

La abusadora.

La manipuladora.

La maquiabélica.

La ambiciosa.

La víctima.

La egoísta.

La tonta.

La loca.

Encierro bajo llave esas partes de mí.

Salgo a la calle.

Me disfrazo.

¿Quién soy?

Sonrío en una mueca extraña, absurda.

¿Vivo rozando con las circumstancias?

Aprieto mi mandíbula.

¿Me contengo?

Siento ira.

Acato absurdas leyes que yo no inventé.

Idolatro a dioses vacíos.

Me miro ante el espejo.

¿Odio?

¿Amor?

¿Asco?

¿Agresión?

A lo mejor todo,

quizás la nada.

Y miro a mí alrededor en una frenética búsqueda.

¿Amor?

¿Sexo?

¿Agresión?

¿Dolor?

¿Rabia?

¿Qué me hará estallar esta vez?

¿Qué excusa buscaré?

Y me paro.

Cierro los ojos.

Miro en mí interior.

Respiro.

Miedo.

Un paso detrás de otro.

Cruzo la oscura bambalina.

Y allí,

no finjo,

no lucho.

Abrazo a cada personaje.

Libertad.

Plenitud.

Alegría

¿Ésta soy yo?

SOY

Te siento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s