Placer extático

Mis manos.

Mi cuerpo.

Mi piel.

Caricias, sensibilidad, tiento la ropa.

Mi cabello ondulante,

serpentea por mí espalda.

Perfiles y contornos desdibujan mi orografía.

Caderas, muslos, vientre;

giro en espiral,

ombligo,

y asciendo,

por mis senos,

cuello,

boca,

nariz,

ojos,

orejas,

cabello

Rojo.

Pasión.

Sensualidad.

Placer.

Libertad.

Embriaguez.

Empiezo a trazar círculos invisibles que descienden

mi sexo;

mi vello se eriza,

me excito.

¿Deseo?

¿Miedo?

¿Culpa?

Caleidoscopio de sensaciones,

se enmarañan,

se enredan tras cada furtiva caricia.

Inmersa en mi oscuridad.

Desaparezco, me diluyo.

Perezco.

Mi corazón, desvocado, se agita.

Mi mente vuela e imagino, fantaseo, sueño;

con manos extrangeras.

Amarillo.

Calor.

Mis sentidos enardecen.

Frenesí y ternura,

se mezclan,

convergen.

Desnuda el alma.

Mi cuerpo grita en una danza acompasada.

Deshago mi nudo gordiano.

Y llega el clímax.

Un grito sordo.

Mi respiración se calma.

Blanco.

Aire.

Bajo mi pecho, un ‘nenúfar’.

Y de nuevo la conciencia.

Yo.

Mi cuerpo.

Mi piel.

Mis manos.

  Mi mente dibuja ese territorio donde muerte y placer,

convergen.

Mi corazón se aquieta.

Y yazgo.

Mis manos, mis dedos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s