frío

Llegó el frío, el viento. Hoy me siento volátil.

Algo en mí interior también está mudando. En la calle, escucho el murmullo del viento, peinando los árboles. Y me hago un ovillo en el sofá: dormito, leo, descanso… Necesito un tiempo para acomodarme, el frío me perturba.

Me siento mustía.

Gruñona.

Hogareña.

Solitaria.

Como el viento, me siento dispersa, dinámica,

en cualquier lugar o espacio, y en el vacío más absoluto.

Sentimental.

Sensible.

Frágil.

Delicada. Miro al exterior y veo a la gente pasar.

Me fijo en sus atuendos. Me gusta observar a la gente.

Esta mañana… ¿Hace frío?

Una mujer, abrigada, cruza la calle con un carrito.

Un chico en bicicleta atraviesa un paso de zebra.

Un hombre pasa corriendo, ¿Tiene prisa o frío?.

Y mi mente viaja con cada nuevo ‘desconocido’ y me siento menos sola.

En ese instante, dejo de estar sola.

Contemplo el vaivén de los coches,  me quedo fijada;

como cuando de pequeña miraba la pizarra sin ‘ver’,

mi mirada se vuelve vidriosa y me quedo adherida, clavada, me extravío en un mundo onírico.

Hoy dejaré que mi mente vuele libremente.

Utópica.

Danzo en la quimera.

Fall. Miles Davis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s