Equilibrio en tensión

Cómo en una balanza romana, me equilibro en función de palabras, ámbitos, personas, necesidades, juicios. 

Vivo (re)equilibrándome ante lo incierto, lo caótico, lo embrionario.

Me pierdo en el ‘ruido’.

¿Qué sucede si dejo que todo se derrumbe?

¿Si me dejo caer?

¿Si no compenso?

¿Si pierdo?

¿Si no me ven?

El dejarme caer, implica soltar. Percibo mi lucha; Me resisto. Me comparo.

Me mido con una bara asimétrica, estricta, exigente que no para de aumentar.

Llena de ideas de otros, me creo mi farsa, me limito.

¿Qué quiero?

¿A caso lo mismo que lo demás?

En mi interior una voz grita ¡No, quiero más!

¿Realmente quiero eso?

¡Más, más, más! Y cuanto más reclamo más vacía quedo.

Bajo mí cascarón se esconde dolor, fragilidad, incapacidad, ignorancia, temor.

Erro tras un ecuanimidad imposible, ineficaz, pueril.

Me autoengaño anhelando una absurda simetría.

Me enfado.

Me agoto.

Me odio.

¿Odio?

Me juzgo.

¿Juzgo?

¿Pierdo mi brújula?

¿Me obstino?

¿Me escondo?

¿Huyo de mí?

No me responsabilizo.

¿Culpo?

Acuso.

¿Vivo o resisto?

Me separo.

Me aislo.

Autumn Leaves. Miles Davis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s