Juan Salvador Gaviota

—Para empezar—dijo— teneis que comprender que una gaviota es una idea ilimitada de la libertad, una imagen de la Gran Gaviota, y todo vuestro cuerpo, de un extremo del ala al otro, no es más que vuestro propio pensamiento. No hay límites.

Richard Bach.

Ayer volví a leer ‘Juan Salvador Gaviota’, tres años atrás una hermana me lo regaló cuando visité Madrid. Es curioso, es el mismo libro, las mismas palabras aunque ‘percibo’ otros matices. Para mí, esta historia es un canto a la libertad, al valor de la búsqueda de aquello que somos; durante todo el libro las limitaciones del protagonista provienen de su interior, así como el valor y la fuerza para superarlas; me pregunto:

¿Renuncio a mi libertad?

¿Tengo miedo al que dirán?

¿No escucho mis deseos?

¿Construyo mi propia vida? o

¿Vivo lo que los demás quieren?

¿Me arriesgo?¿Me la juego por mí?

¿Confío en mí?

Me limito con mis pensamientos, no puedo, no es suficiente, no lo lograrás, no eres buena, no sabes hacer nada, otra vez te has equivocado… ¿Quién sabe hasta donde puedo llegar?¿Quién me asegura que mañana estaré en el mismo lugar? Soy la única responsable de mis fracasos y mis logros; de ponerles una etiqueta y condicionarme. No hay restricciones de tiempo y espacio, todo es posible, en el eterno presente, en el aquí y ahora.

Hoy quiero mirar con los ojos de un bebe, inocente, que mira todo por primera vez, que descubre en cada interacción con su entorno miles de gamas: colores, sabores, percepciones… Voy a olvidar todo y a empezar de nuevo, poniendo todo mi empeño en estar presente, abierta a la vida, al aprendizaje.

Al inicio del comentario cité a ‘Juan Salvador Gaviota’, para mí, aquí y ahora sería:

—Para empezar—dijo—tienes que comprender que un ser humano es una idea ilimitada de la libertad, una imagen de la ‘divinidad’, y todo tu cuerpo, de un extremo al otro, no es más que tu propio pensamiento. No hay límites.

El confín, lo pongo con mis pensamientos, mis juicios, mis creencias. ¿Todo es posible? Sí, hoy TODO es posible. Y como dice Richard Bach al inicio del libro.

Al verdadero Juan Gaviota que todos llevamos dentro.

What if God was one of us?
Just a slob like one of us
Just a stranger on the bus
Trying to make his way home

http://www.youtube.com/watch?v=UYZKZfdr3ac

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s