Lo abismal

El peligro, la inseguridad, el agobio, el valor, la incertidumbre,

las condiciones arriesgadas, las emociones sombrías,

afrontar el miedo…

Todo ello me conecta con lo abismal,

lo desconocido,

lo amenzante, la tensión, la duda.

¿Cómo transito estos periodos?

¿Qué pensamientos refuerzo?

¿Qué fantasias ‘catastróficas’ evoco?

¿Me siento ajusticiadora o víctima?

En momentos de oscuridad, me siento ‘ciega’ y me dejo llevar,

a una espiral frenética, de puro pánico animal donde:

la confusión genera más confusión,

el miedo propaga más miedo, la duda origina más duda.

Me bloqueo. No se qué hacer. No hago nada.

Me desespero, lloro, lucho, me agoto y finalmente, me abro, me libero, fluyo.

¿Reconozco esta dinámica?

¿Abrazo mi parte insegura, agobiante, que no sabe, loca, fuera de control?

¿Dejo de juzgarme?

Queriendo ser distinta, estando insatisfecha constantemente, yerma, inútil, seca, muerta…

¿Y si me dejo perecer?

Sin aferrarme a mi identidad a quien ‘creo’ que soy.

Muero como hija, como amiga, como mujer, como amante, como persona, como psicóloga, como alta, baja, tonta, lista, fuerte, frágil, libre, esclava…

En el agotamiento me dejo morir.

Perezco en la oscuridad, en lo abismal, en lo oculto, en lo embrionario, en la nada.

Descendiendo hacia lo primigenio, tras la lobreguez más absoluta,  donde el mundo desaparece, mi cuerpo desaparece, la respiración desaparece, mi mente, mi alma; todo fenece.

Más allá del abismo, de mi, de la nada, la esencia ausente, la ausente esencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s