Transitando mi vanidad

La vanidad es la ciega propensión a considerarse como individuo no siéndolo.

F. Nietzsche

Ayer observé mi rigidez.

Cuando creo tener la razón, no escucho al otro y solo defiendo mi idea.

De fondo intuyo un ‘yo sé y tu estás equivocado’. Me coloco por encima.

Después de la conversación pude darme cuenta que no había respetado a la otra persona, lo supe cuando sentí la tensión en el ambiente.

En ese momento no permito al otro ser, con su diversidad, con su ser legítimo,  único; con sus pensamientos e ideas. Me creo poseedora de ‘la verdad’, como si mi camino, mi manera de ver y de hacer fuera ‘la mejor’, la única… ¡Cuán vanidosa soy!

Abrazo la diversidad, la creatividad, lo genuino, lo espontáneo en mí y en el otro. La riqueza de compartir diferentes maneras de ver y sentir.

Miro con el corazón y me acepto, aceptando a los demás y las situaciones como son, no como me gustaría que fueran.

Soltando, abriendo mi puño cerrado hacía el encuentro y la aceptación,  transito mi rigidez y simplemente fluyo a través de la flexibilidad y comparto estando presente, sin juicios

Pero llevo para darte lo que para mi deseo,
el beneficio de la duda, las maneras, los recreos,
la sonrisa mañanera, los perdona, los te quiero,
las miradas transparentes, los abrazos, los pañuelos.

http://www.youtube.com/watch?v=Gp_9y_WEeL0

Anuncios

2 pensamientos en “Transitando mi vanidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s